La forma en cuando Dios me acercó a él

 

 Cuando más te necesité, ahí estabas.

Yo siempre te negué,

Tu siempre presente en todo momento,

Siempre manifestándote.

En la brisa del mar,

En el latir de mi corazón,

En cada gota de lluvia,

En el aroma de las flores,

En el abrazo de un ser querido,

En cada lágrima de felicidad,

Y yo sin apreciar tú existir tan cerca de mí,

Y yo tan lejos de ti.

Tan difícil de creer en algo que no puedo ver,

Pero que puedo sentir,

Que puede hacerme vibrar ahora que Tú estás en

Mí,

Y yo estoy en Ti.

Permíteme disfrutarte,

Déjame gozarte.

Nunca olvidaré como supiste guiarme a ti,

Acercarme, abrazarme, cobijarme,

Nunca olvidare…

Como supiste enamorarme.